LAS CARTAS DEL TAROT

 

Dedicado a los echadores profesionales de cartas de El Parque de El Buen Retiro de Madrid.

 

     A mi modo de ver las cosas, y debido a los años que he trabajado con las cartas del tarot, que han sido más de veinte, y los que me quedan, mi opinión es la de que un buen echador de cartas, tiene que tener siempre presente: La honradez, la profesionalidad, y ante todo, tacto, ya que debe saber como explicar al consultante lo que éstas manifiesten.

     ¡Señores!… ¡No se pueden decir burradas a los clientes!… Ni obligarles, aconsejarles o incitarles a que se hagan “trabajos”, “amarres” o cualquier picardía más de las tantas que hay en este mundo de nuestro Dios, que la mayoría de las veces, son de lo más denigrantes para cualquier ser y suelen ir en contra de la voluntad de alguna persona. Si esto sucede, nos encontramos ante un vulgar estafador que se ha comprado unos cuantos libros y se cree, que por saber hacer cuatro chapuzas, ha descubierto el negocio de las minas del rey Salomón. 

     ¡Cuidado con estos sujetos!… ¡No saben ni ellos mismos el terreno que están pisando!… ¡Las cartas no son lo que parecen y si se utilizan en beneficio propio pueden dar resultados desagradables que no nos podemos llegar a imaginar!…

     ¡Mucho cuidado, porque nos metemos en territorio comanche!…

     La verdad, es que a lo largo de mi vida si que he conocido a verdaderos videntes, pero puedo contarlos con los dedos de una mano y me sobran dedos. Los demás, para mi, son unos fraudulentos vividores de incautos y desesperados clientes, a los que les hacen toda clase de “trabajos” estafándolos vilmente, para luego, denunciarlos en las televisiones, ya que es la única vía que les queda a estos pobres e insatisfechos clientes.

     Sin embargo, puedo decir que la opinión que tengo sobre el colectivo de echadores de cartas del Parque del Buen Retiro de Madrid, es buena, y creo que puedo opinar, ya que he estado trabajando a su lado durante más de veinte años, los cuales, día tras días y durante todo el año, aunque haga frío, llueva, incluso nieve o haga un intenso calor, siempre se encuentran allí, sentados en sus mesas, por lo menos hasta hace unos años, ofreciendo un servicio para todo aquel que a bien quiera demandarlo.

     He de decir, que todos ellos llevan más de veinte años echando las cartas en este lugar y que yo sepa, aún no he oído que se haya producido ningún fraude o estafa. Para mi son profesionales muy cualificados para desempañar el trabajo que realizan, aunque como en todas partes, los hay buenos y muy buenos.

Juzguen ustedes….

                                                          TRISTANBRAKER.

Anuncios