LOS PENSAMIENTOS DE LA CONEJA 

LEONARDA DE TRISTANBRAKER.

 

     Un día, esta animalada y vivaz coneja, levantando sus patas delanteras y encarándose conmigo, de lo más seria, me dijo:

     ¡No compredo de ninguna de las maneras, como estáis tan preocupados con el rollo tan pobre que llevais con eso de las centrales nucleares!… -me dijo mientras se comía el maíz dulce en grano que todos los días le doy:

     ¡Sinceramente, no comprendo como los seres humanos podeis calentaros la cabeza con esas tontadas!…

     ¡Mira!… La cuestión es muy sencilla, tanto como cuando me cabreo y te rompo un cable del ordenador…

     El gobierno español se va a gastar un gran pastón en revisar todas las centrales nucleales que teneis… ¡Mal!… ¡Muy mal!… ¡Dinero tirado!… ¡Creéme!…

    Tan sólo soy una simple coneja, pero he estudiado… Por tanto, pienso que lo idóneo para solucionar este galimatias, sería presentar de golpe a todos los ciudadanos, un súbito DECRETO-LEY-OBLIGATORIO-SUBVENCIONADO por el estado, para que toda aquella casa, comunidad de vecinos, pueblo o provincia, se abastecieran a sí mismas/os con energías limpias y renovables como placas fotovoltaicas o pequeños molinos colocados en las terrazas y más grandes en aquellos sitios en los que se pueda, dando como consecuiencia que cada uno y cada cual se abastecería a su gusto de la energía que necesitara… ¡No hay que pensar mucho, dice una!…

      Ahora bien, como por naturaleza los humanos sois tan bestias… La prugunta es: ¿NO INTERESA PARA ALGUNOS?…

  MÁS PREGUNTAS QUE ME HAGO COMIENDO MAÍZ:

      Estoy  aterrada de oír en la radio, o ver en la televisión, como el loco ese de GADAFI dice a boca llena: ¡TENGO MIS RAZONES PARA BOMBARDEAR A “MIS-RATAS”!…

      ¡QUE POCO SABE EL POBRE PÁJARO ESE DE LO QUE ES “LA CARIÑOFOBIA”!…

 

                                                         Sincereamente, vuestra amiga la coneja:

                                                                                                                                                                                                                  

                                                                                  LEONARDA.

Anuncios